CBD SOBRE LOS SIGNOS DE ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL

Los usos cosméticos del CBD (cannabidiol) se han intensificado en los últimos tiempos y sus beneficios sobre la piel son bastante llamativos, siendo un activo bastante seguro y que al contrario que el THC (tetrahidrocannabinol) no presenta efectos psicotrópicos ni tóxicos. La piel cuenta con receptores endocannabinoides que son capaces de interaccionar con el CBD y desencadenar numerosos procesos que producen múltiples beneficios para tratar y prevenir afecciones dérmicas.

¿QUÉ ES EL ENVEJECIMIENTO CUTÁNEO?

La piel es el órgano con mayor extensión del cuerpo humano, cubre la totalidad de su superficie y su presencia es sumamente importante ya que se encarga de separar y proteger la parte interna de nuestro organismo del resto del ambiente externo. El envejecimiento cutáneo se define como un proceso continuo en el que se producen de forma progresiva cambios morfológicos y funcionales en la piel, que tendrán una presentación clínica característica y evidente. Estos cambios se manifiestan de múltiples formas y afectan a cada uno de los componentes o capas de la piel, desde la epidermis hasta el tejido subcutáneo o hipodermis, sin olvidar los anexos. Con el paso del tiempo se produce una disminución del grosor de la piel a causa de un cambio en el contenido celular y la matriz extracelular tanto en la epidermis como en la dermis. Se producen una serie de cambios epidérmicos que implican una disminución del tamaño y la capacidad de proliferación de los queratinocitos del estrato córneo y en el número de células madre epidérmicas, lo que provoca un adelgazamiento progresivo de la epidermis. También disminuye el número de melanocitos activos, produciéndose un reparto desigual de la melanina en la piel y la consecuente aparición de manchas. El contenido de agua y la composición lipídica también disminuye, por lo que la función barrera de la piel se altera y tiende a resecarse con mayor facilidad volviéndose más rígida y con mayor tendencia a la descamación. La unión dermo-epidérmica se aplana, hay menor cantidad de papilas por lo que aumenta la vulnerabilidad de la piel y disminuye el intercambio nutricional, lo que ralentiza la capacidad de proliferación celular. Los cambios más difíciles de paliar se producen a nivel de la dermis. Al existir menor cantidad de mastocitos y fibroblastos, disminuye la cantidad de glucosaminoglucanos y de ácido hialurónico, lo que provoca una desorganización y pérdida del colágeno y la calcificación de las fibras de elastina, propiciando la aparición de arrugas, aumento de la rigidez y la pérdida de firmeza y elasticidad de la piel. Podemos concluir diciendo que el envejecimiento de la piel es un proceso natural e inevitable y supone un gran desafío para la medicina estética y el mundo de la cosmética. Conociendo bien las causas y los factores que lo producen, se podría llegar a producir de forma controlada y sana, ya que la clave está en envejecer bien y no en evitar el envejecimiento. CAUSAS Y FACTORES QUE LO PRODUCEN El envejecimiento de la piel es un proceso multicausal y es impulsado por factores extrínsecos e intrínsecos. Los factores intrínsecos se refieren a procesos que conciernen al propio organismo y se encuentran determinados por nuestros genes y el tipo de piel, y los factores extrínsecos guardan relación con el medio ambiente y cómo éste influye sobre nuestra piel desde el momento en el que nacemos hasta que nos morimos, esto último se conoce como exposoma.

  • Factores intrínsecos:

  • Tono de piel: las pieles oscuras presentan mayor protección frente a la radiación solar por lo que los signos de envejecimiento son menos notorios que en una piel clara, que tiene mayor riesgo de desarrollar un cáncer de piel.

  • Anatomía: no todas las partes del cuerpo envejecen de la misma manera debido a las diferencias de espesor y composición de la piel.

  • Hormonas: la piel es sensible a los cambios hormonales, sobre todo durante la etapa de la menopausia.


  • Factores extrínsecos: la mayor parte del envejecimiento de la piel se debe a este tipo de factores, y hay una buena noticia, se pueden prevenir.

  • Radiación solar: la radiación UVA es la principal responsable del fotoenvejecimiento ya que favorece la formación de radicales libres y la consecuente aparición de arrugas y pérdida de firmeza de la piel.

  • Tabaco: fumar afecta a las fibras de colágeno y de elastina, disminuye el flujo sanguíneo y con ello el transporte de oxígeno y nutrientes hacia los tejidos, provoca estrés oxidativo dañando a las células de la piel y favorece la aparición de manchas.

  • Dieta: la alimentación influye en la piel. Una dieta rica en antioxidantes retrasa la aparición de arrugas, mientras que una rica en carbohidratos y grasas la favorece.

  • Estrés: estar estresado influye en la apariencia de la piel, afecta a la función barrera y la vuelve más vulnerable y más propensa a desarrollar patologías como dermatitis, acné o psoriasis. Aquí puedes consultar nuestro artículo sobre CBD y estrés.

  • Falta de sueño: dormir poco se asocia con un aspecto cansado, con la aparición de ojeras y finas líneas de expresión.

  • Polución: la exposición a partículas contaminantes favorece la aparición de arrugas prematuras y manchas.



BENEFICIOS DEL CBD SOBRE EL ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL. EVIDENCIAS CIENTÍFICAS

EXCELENTE ANTIOXIDANTE Los antioxidantes son sustancias químicas que se encargan de prevenir o disminuir la formación de radicales libres o especies reactivas de oxígeno (ROS), que se forman como consecuencia de reacciones metabólicas de nuestro organismo o por la exposición a factores medioambientales.



La sobreproducción de radicales libres conlleva a un estrés oxidativo que está relacionado con el envejecimiento prematuro de la piel, debido a que atacan a las fibras de colágeno y elastina y provocan la aparición de arrugas y líneas de expresión así como también una pérdida de firmeza en la piel.

El Cannabidiol (CBD) ha demostrado tener un potente efecto antioxidante por vía tópica, previniendo y atenuando los signos de envejecimiento de la piel. Actúa mediante dos mecanismos principales: previniendo la formación de radicales libres o ROS y modulando el estrés oxidativo. Entre sus funciones se encuentra la de interrumpir las reacciones radicalarias, capturando las ROS o transformándolas en formas menos activas gracias a su estructura molecular que contiene dos grupos fenólicos. También disminuye la formación de estas ROS mediante la quelación de los iones de los metales de transición que participan en la producción de estas moléculas.

Por otro lado, actúa de forma indirecta activando el factor Nrf2 relacionado con la transcripción de genes antioxidantes, apoya la acción de enzimas antioxidantes y mantiene los niveles correctos de glutatión (GSH) necesarios para apoyar la acción antioxidante de las vitaminas A, C y E por su capacidad de reducir las ROS. Por último, actúa sobre diferentes tipos de receptores, que regulan directamente la expresión de las enzimas antioxidantes tales como los receptores endocannabinoides (CB1 y CB2) así como los receptores ionotrópicos (TRP) y nucleares (PPAR).

GRAN PODER HIDRATANTE

Otro de los grandes beneficios de este activo es su acción hidratante. El CBD administrado por vía tópica es capaz de interactuar con las glándulas sebáceas de la piel y regular la producción de sebo a este nivel. De tal manera que en aquellas zonas de la piel donde haya mayor sequedad aumentará su secreción, y en las pieles con mayor cantidad de grasa la disminuirá. Además, el aceite de semilla de cáñamo o CBD es rico en ácidos grasos, omega 3 (de 3 a 40 veces superior al que se encuentra en los aceites de argán o coco), Omega 6 y Omega 9, por lo que este activo favorecerá la función barrera de la piel manteniendo en buen estado el manto hidrolipídico y formando una especie de película sobre la piel que evitará así la pérdida de agua transepidérmica, siendo especialmente eficaz en las pieles secas y con dermatitis atópica, que tienden a descamarse y a desarrollar arrugas y líneas de expresión con facilidad.


ACCIÓN ANTIDEPRESIVA Y EFECTO ANTIESTRÉS Se ha demostrado que el estrés y la depresión aceleran el proceso de envejecimiento de la piel. Cualquier alteración en nuestro estado psicológico normal como pueden ser los trastornos del ánimo, estrés, ansiedad o depresión puede conllevar a alteraciones en nuestra piel. Los síntomas más comunes de una piel estresada son la falta de luminosidad y tono apagado, obstrucción de los poros, deshidratación, rojeces y molestos picores cuando nos exponemos a fuertes cambios emocionales o de temperatura, y en muchas ocasiones granos y brotes de acné. Todas estas afecciones contribuyen a que la piel tenga un aspecto envejecido y apagado, por lo que es muy importante prevenirlas o tenerlas controladas. El Cannabidiol (CBD) es capaz de equilibrar el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal de la respuesta al estrés y además presenta efectos antidepresivos y ansiolíticos. Esto ocurre gracias a un sistema fisiológico presente en nuestro organismo denominado sistema endocannabinoide (SEC), que se encarga de equilibrar nuestro organismo y presenta un papel importante en la regulación de los mecanismos de estrés y depresión. El CBD consumido en forma de aceite y por vía sublingual es capaz de interactuar con los receptores endocannabinoides tales como el CB1 y CB2 o los receptores 5-HT1a ayudando a regular los niveles de serotonina y dopamina para así favorecer la estabilidad emocional. Además, este activo regula la producción de hormonas que participan en la respuesta frente al estrés tales como el cortisol a nivel del hipotálamo, hipófisis y glándulas suprarrenales, reduciendo los picos del mismo y protegiendo así los tejidos del daño inducido por esta hormona. REDUCE LA INFLAMACIÓN Y TIENE UN EFECTO CALMANTE Algunos trastornos dérmicos como la dermatitis atópica (DA), psoriasis, rosácea, piel reactiva y sensible son desencadenantes de un envejecimiento prematuro. Aunque no está muy clara la patogénesis de todas ellas, se sabe que uno de los principales síntomas de este tipo de pieles es la inflamación y la irritación, entre otros muchos. Uno de los grandes beneficios del Cannabidiol (CBD) sobre la piel es su acción anti-inflamatoria. Esto se debe al sistema endocannabinoide (SEC) que se encuentra en nuestra piel y que cuenta con muchos receptores que responden al CBD tales como los metabotrópicos (CB1R y CB2R) principalmente, los cuales juegan un papel fundamental en la supresión de la inflamación de la piel y aportan un efecto calmante. Por otro lado, es importante destacar que en muchas ocasiones este tipo de afecciones tienen un origen emocional, por lo que los beneficios ansiolíticos y antidepresivos del CBD han demostrado tener un papel fundamental en los brotes y la progresión de las mismas. DUERME MEJOR CON CBD La calidad del sueño influye en el aspecto y en el envejecimiento de la piel. Se ha demostrado que dormir como mínimo 7-8 horas es esencial no solo para un correcto funcionamiento de nuestro organismo, sino también para prevenir los signos del envejecimiento. Durante la noche la piel experimenta un proceso de regeneración celular, las células muertas se desprenden y permiten a la piel renovarse continuamente. Además, se producen procesos metabólicos como la termorregulación de la piel y la liberación de hormonas como la melatonina y el cortisol que son las que más repercusión tienen en los procesos dermatológicos. La falta de sueño provoca un aceleramiento del envejecimiento cutáneo, ya que produce una alteración en la función barrera de la piel provocando una peor respuesta frente a los agentes externos. También se asocia a una reactivación de las afecciones dérmicas asociadas al estrés tales como la dermatitis atópica y el acné, debido a un desequilibrio en la liberación de las hormonas que participan en este proceso. Además, se produce una disminución de la luminosidad de la piel, ya que cuando dormimos poco o mal, se produce la liberación de la noradrenalina, una hormona que reduce la circulación sanguínea y en consecuencia, la oxigenación y el aporte de nutrientes a la piel, que se ve deshidratada y descuidada. Los ciclos de sueño-vigilia se encuentran regulados por el sistema endocannabinoide (SEC). El CBD administrado por vía sublingual es capaz de interaccionar con los receptores endocannabinoides y contribuye a mejorar la calidad del sueño, reduciendo tanto el insomnio como la hipersomnolencia. Además, como se ha mencionado anteriormente, el cannabidiol reduce el estrés y la ansiedad, por lo que ayudará a conciliar y mantener el sueño.


¿CÓMO PUEDO USAR EL CBD E INTRODUCIRLO EN MI RUTINA DE CUIDADO DE LA PIEL?


  • CBD de uso tópico

La presentación tópica más habitual del CBD es en forma de cremas y bálsamos. Tienen una textura más densa, aunque pueden presentarse en un formato más fluido. Estas fórmulas suelen ir acompañadas de otros activos para mejorar la hidratación y aportar una mayor nutrición, tales como agentes emolientes (mantecas, ceras, aceites, miel, etc..) e hidratantes (ácido hialurónico, agua termal, etc..). También se suelen añadir agentes antioxidantes (vitamina A, vitamine E, miel, aceites, etc…). Es importante recordar que el CBD se absorbe a través de la piel ejerciendo un efecto local, pero no llega a circulación sanguínea y por tanto, tampoco alcanza el sistema nervioso central. Además, este activo no presenta efectos psicotrópicos ni psicoactivos, por lo que muestra una gran seguridad por vía tópica. En The BeeMine Lab ofrecemos una gama de productos para el cuidado de todo tipo de pieles. Dependiendo de lo que quieras lograr y tu tipo de piel, puedes utilizar un producto u otro: nuestra crema hidratante CBD es ideal para aliviar las pieles sensibles y aportar mayor hidratación y nutrición a las pieles secas. Por su efecto seborregulador, también resulta efectiva para las pieles con tendencia acnéica reduciendo la inflamación asociada al acné y aportando al mismo tiempo una hidratación óptima. La crema revitalizante CBD tiene muy buenos efectos sobre la difuminación de las líneas de expresión y en la mejora de la luminosidad de la piel. Ambas cremas se pueden utilizar día y noche de forma independiente, o de forma combinada aplicando preferiblemente la crema hidratante por la mañana, para evitar los efectos de la contaminación y la radiación solar, y la revitalizante por la noche para reducir y prevenir los signos de envejecimiento. Para los labios se puede utilizar nuestro lip balm con cbd, para aportar mayor hidratación y una reparación intensa. Como complemento de nuestra rutina facial, podemos aplicarnos la mascarilla facial HANI+ 1-2 veces por semana para reparar y aportar una nutrición extra a nuestra piel. Para el cuerpo podemos aplicarnos la loción corporal CBD y miel día y noche para mantener una hidratación óptima de nuestra piel y prevenir su envejecimiento.

  • Aceite de CBD

Los aceites de uso cosmético tienen una textura muy fluida y son ideales para las pieles secas o con estados descamativos. Suelen estar más concentrados y se deben aplicar en pequeñas cantidades para lograr el efecto deseado. En este caso contamos con nuestro aceite de CBD basic 3% que se aplica de forma tópica y durante 1 o 2 veces por semana a modo de serum. Este aceite es ideal para ejercer un efecto seborregulador y antiinflamatorio sobre la piel y tratar afecciones como el acné, dermatitis atópica, y rosácea. Además ejerce un efecto calmante e hidratante sobre la piel, por lo que también es especialmente beneficioso para las pieles secas y sensibles que son muy propensas al envejecimiento prematuro. Se puede aplicar de forma independiente o combinarlo ese día con nuestra crema hidratante, aplicando primero la crema y después el aceite.










Bibliografía

  1. Lozada, S.M. y Ricardo, R.(2010).Skin aging.Rev Asoc Colomb Dermatol.18, 10-17.

  2. https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-envejecimiento-cutaneo-1310039

  3. Ruiz Martínez, M. A. y Morales Hernández, M. E.(2015). Approach to the Treatment of Skin Aging. Ars Pharm.,56(4),183-191.

  4. Yarar, E. y Bagar, T. (2022). The role of CBD in Anti-ageing and Longevity. Fundación Canna

  5. https://www.cannabeta.eu/es/2020/04/09/proprieta-antiossidanti-e-antinfiammatorie-del-cannabidiolo-e-dei-suoi-derivati/

  6. Pellati, F.; Borgonetti,V.; Brighenti,V.; Biagi,M.; Benvenuti,S.; Corsi,L.; Cannabis sativa L. and Non psychoactive Cannabinoids: Their Chemistry and Role against Oxidative Stress, In?ammation and Cancer, Biomed. Res. Int. 2018, 2018.

  7. Mounessa, Jessica S. et al. “The role of cannabinoids in dermatology”. Journal of the American Academy of Dermatology, 77(1), 188 – 190

  8. Sheriff, Tabrez & Lin, Matthew & Dubin, Danielle & Khorasani, Hooman. (2019). The potential role of cannabinoids in dermatology. Journal of Dermatological Treatment, 10, 1-7.1080/09546634.2019.1675854.

  9. Feingold, D., & Weinstein, A. (2021). Cannabis and Depression. Advances in experimental medicine and biology, 1264, 67–80.

  10. Sallaberry, C.A., & Astern, L. (2018). The Endocannabinoid System, Our Universal Regulator. Journal of Young Investigators, 34.

  11. Bih, C.I.; Chen, T.; Nunn, A.V.W.; Bazelot, M.; Dallas, M.; Whalley, B.J. (2015). Molecular targets of cannabidiol in neurological disorders. Neurotherapeutics, 21(23), 699-730.

  12. Muñoz, E. Cannabinoids and Inflammatory Skin Diseases. Fundación Canna

  13. Shannon, S., Lewis, N., Lee, H., & Hughes, S. (2019). Cannabidiol in Anxiety and Sleep: A Large Case Series. The Permanente journal, 23, 18–041.